MADRID, 08 (SERVIMEDIA | Infodefensa)

En el marco del proyecto de construcción de la ‘Constelación Atlántica’, España y Portugal fabricarán 8 satélites cada uno con el fin de mejorar la capacidad de respuesta de ambos países ante emergencias climáticas como los incendios.

El proyecto fue anunciado en nuestro país con la presentación del Perte Aeroespacial. El Ministerio de Ciencia e Innovación prevé que los primeros lanzamientos de satélites se realicen en el año 2025.

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, fue la encargada de hacer el anuncio. Para la construcción de los sistemas, la ministra detalló que ya tienen «contacto con las empresas, nosotros con las españolas y Portugal con las portuguesas, para que estén atentas a estas convocatorias». Los satélites de las dos naciones tendrán «las mismas características técnicas».

Morant aclaró que la convocatoria para conceder el contrato de fabricación de los satélites se sacará «antes de que termine el año». Es decir, que la construcción de los sistemas comenzará, previsiblemente, en 2023. Los satélites se lanzarán en 2025, pero no será hasta el año siguiente cuando la constelación pueda estar en funcionamiento.

El programa de la ‘Constelación Atlántica’ servirá para mejorar la capacidad de respuesta de ambos países ante emergencias. Morant declaró a este respecto que su objetivo es «mejorar las capacidades de las tecnologías espaciales que ya tenemos de los dos países, que son fundamentales para la prevención y control de emergencias climáticas como los incendios, que azotan tanto a Portugal como a España».

(SERVIMEDIA | Infodefensa)

08-AGO-2022 13:16 (GMT +2)

JRC/clc

______________________________________

© SERVIMEDIA. Esta información es propiedad de Servimedia. Sólo puede ser difundida por los clientes de esta agencia de noticias citando a Servimedia como autor o fuente. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la distribución y la comunicación pública por terceros mediante cualquier vía o soporte.

Quizás también te interese:  El PP lleva la amenaza de una posible amnistía al Grupo de Vigilancia de Estado de Derecho del Parlamento Europeo