MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

España sigue siendo uno de los países de la Unión Europea con mayores índices de resistencia bacteriana, por lo que la Asociación Española de Pediatría (AEP) recordó este jueves la importancia del uso adecuado de los antibióticos para que sigan siendo eficaces.

Con motivo de la celebración el 18 de noviembre del Día Europeo del Uso Prudente de los Antibióticos, la AEP insistió en que usar estos medicamentos con prudencia puede ayudar a detener el desarrollo de bacterias resistentes y conseguir que los antibióticos mantengan su eficacia para las generaciones venideras.

En este sentido, el miembro del Comité de Medicamentos de la AEP, el doctor Roi Piñeiro Pérez, aseguró que «los antibióticos son armas muy poderosas, pero, si no las usamos bien, dejarán de ser útiles».

Los pediatras recordaron que, aunque en los últimos años se ha logrado en España una significativa reducción en el uso de antibióticos, gracias a las campañas de sensibilización, España sigue siendo uno de los países de la Unión Europea con mayores índices de resistencia bacteriana de Europa.

Para avanzar hacia un uso correcto de los antibióticos es necesario, por una parte, mejorar la concienciación de la población y, por otra, igualmente importante, mejorar la formación de los sanitarios para que los prescriban de forma correcta.

FORMACIÓN DE ESPECIALISTAS

«La formación entre los diferentes profesionales sanitarios en el uso de esta intervención farmacológica es muy variable y, en muchos aspectos, deficiente», señaló el doctor Piñeiro. Por eso, «ayudaría mucho que se reconociera oficialmente la especialidad de Enfermedades Infecciosas vía MIR».

Quizás también te interese:  Despierta con un resplandor: Rituales de belleza nocturnos para un sueño reparador

Entre los diversos motivos por los que se puede considerar que el uso de un antibiótico es inapropiado, los más habituales son: la prescripción incorrecta cuando se administra sin una sospecha fundada de que pueda existir una infección bacteriana, mantener el tratamiento con antibióticos durante más tiempo del necesario, o hacerlo una vez que se ha demostrado que la infección está producida por un virus u otro microorganismo que no pueda ser tratado con antibióticos. Por último, el doctor Piñeiro destacó que en ningún caso se deben tomar antibióticos sin prescripción previa.