MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

La campana de concienciación ‘Hagamos un buen uso de los antibióticos. Comparte el mensaje, súmate’, que cuenta con el apoyo de varias sociedades científicas, se ha puesto en marcha para prevenir las resistencias bacterianas por el mal uso de estos medicamentos, lo que provocó 1,2 millones de fallecimientos en el mundo en 2019.

Con motivo de la celebración de esta Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibiótico, la compañía farmacéutica MSD presentó hoy esta campaña en redes sociales. A través de una serie de vídeo-entrevistas con expertos nacionales de primer nivel, explicará en un lenguaje sencillo, pero muy riguroso, aspectos destacados acerca de la importancia de los antibióticos, su buen uso y cómo aportar desde la posición de un ciudadano medio a la contención de la resistencia a los antibióticos.

Además, esta campaña de concienciación para el uso correcto de los antimicrobianos anima a los ciudadanos a informarse y participar en la posible prevención las consecuencias que en un futuro cercano pueden suceder si no se realiza un uso adecuado de estos medicamentos.

Esta iniciativa contó con el apoyo de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias; la Sociedad Española de Quimoterapia; y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, con el patrocinio científico de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

ANTIBIÓTICOS

En cuanto a los antibióticos, el jefe del servicio de Microbiología del Hospital Clínic de Barcelona, el doctor Jordi Vila Estapé, explicó que estos medicamentos «se podrían definir como unos medicamentos que tienen actividad frente a las bacterias. Es decir que, o bien actúan frente al crecimiento bacteriano, o bien, destruyen al patógeno».

Quizás también te interese:  España registra el abril más cálido y menos lluvioso desde al menos 1961

Además, añadió, «la generación de resistencias por parte de las bacterias a los antibióticos es un proceso natural. Estos organismos, cuando se van reproduciendo, pueden generar mutaciones en ciertos genes y así adquirir esta resistencia. De manera espontánea, durante la multiplicación, se acumulan estas mutaciones en genes que les permiten ser resistentes».

Además, los expertos coincidieron en que «el problema no sólo está en los mecanismos de resistencia, y cómo se producen por el uso de los antibióticos, sino también en la propagación de estos patógenos, tanto en el ámbito hospitalario, como a nivel social/comunitario, e incluso ambiental.

Por ello, destacaron la importancia de la toma de medidas y una investigación continuada a todos los niveles, poniendo el foco en dónde se generan, cómo se transmiten y el desarrollo de nuevas alternativas terapéuticas.