– En un manifiesto promovido por SEO/BirdLife

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

Un total de 377 científicos españoles pertenecientes a más de un centenar de centros de investigación o universidades han suscrito el ‘Manifiesto por la protección de la biodiversidad y el despliegue responsable de las energías renovables en el territorio’, promovido por el Comité Científico de SEO/BirdLife.

Este documento destaca la necesidad de una transición energética responsable que preserve el patrimonio natural mientras se avanza hacia fuentes de energía limpias y sostenibles, según informó este lunes esa organización ambiental.

«Desde el Comité Científico de SEO/BirdLife llevamos tiempo trabajando para defender unas renovables responsables acordes con las necesidades energéticas y, siempre, respetuosas con la necesaria conservación de la biodiversidad», apuntó Beatriz Arroyo, presidenta del Comité Científico de SEO/BirdLife.

Arroyo añadió que «las energías renovables solo son responsables si generan un mínimo impacto ambiental y un máximo beneficio social». «Para ello, las decisiones políticas y de gestión que se desarrollan en el territorio deberían estar basadas en la mejor información científico-técnica disponible».

«Existen actualmente datos suficientes para determinar dónde no se deben instalar proyectos de energía renovable y hay en curso varios proyectos de investigación que aportarán en breve plazo más información sobre dónde podrían instalarse de forma óptima», apuntó, antes de sentenciar: «La sostenibilidad energética no puede trabajarse a costa de pérdida de biodiversidad que tendrá a su vez costes a largo plazo».

CARTOGRAFÍA ACTUALIZADA

El manifiesto señala que, «para garantizar un despliegue responsable de proyectos de energías renovables en el medio natural, es imperativo contar con una planificación sólida y vinculante que dirija estos proyectos hacia áreas de baja sensibilidad ambiental».

Quizás también te interese:  España ha triplicado su degradación activa en la última década

SEO/BirdLife ha elaborado una cartografía actualizada sobre especies para facilitar un despliegue «responsable» de energías renovables que considere las áreas no compatibles con esos proyectos. «Contar con la comunidad científica es imprescindible para dar pasos firmes y seguros hacia un futuro en el que podamos seguir cubriendo nuestras necesidades energéticas sin perder patrimonio natural», indicó la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, quien sentenció: «Energías renovables sí, pero solo si son responsables con la biodiversidad y el territorio».

El manifiesto enfatiza la importancia de abordar de manera simultánea las crisis del clima y la biodiversidad, siguiendo las conclusiones de organizaciones científicas internacionales como el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) y el IPBES (Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas), que ya analizaron la relación entre el cambio climático y la biodiversidad.

«El cambio climático agrava los riesgos para la biodiversidad y los hábitats naturales, mientras que la biodiversidad juega un papel esencial en la regulación de los gases de efecto invernadero y la adaptación al cambio climático» expone el manifiesto.

DEMANDAS

Por ello, los científicos firmantes demandan a las administraciones publicas que empleen «de manera vinculante» la información científica más actualizada para identificar las áreas adecuadas para la implementación de proyectos en áreas de baja sensibilidad ambiental.

Reclaman al Ministerio para la Transición Ecológica que mantenga actualizados regularmente los mapas de zonificación ambiental para energía eólica y fotovoltaica con la mejor información científica disponible.

Piden a las empresas promotoras que propongan proyectos responsables en áreas de baja sensibilidad, considerando detenidamente los efectos sobre la biodiversidad y evaluando alternativas viables.

Quizás también te interese:  Vodafone gana por 47 millones de euros el lote principal del contrato de comunicaciones de la Junta de Castilla y León

Y exigen evaluaciones de impacto ambiental adecuadas para proyectos de energía renovable, con un enfoque especial en la protección de la biodiversidad y la transparencia en la divulgación de información.