MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

El 46% de la población española considera que bolsas de población mundial deberán abandonar sus hogares como consecuencia del cambio climático en los próximos 25 años, lo que sitúa a España como el país europeo más preocupado por esta cuestión y el quinto a nivel mundial, sólo superado por India, Turquía, Malasia y Brasil.

Así lo recoge un estudio elaborado por Ipsos en 34 países para el Foro Económico Mundial con el objetivo de determinar el nivel de preocupación de la población ante el cambio climático y sus consecuencias.

De este modo, el 56% de los encuestados señala que el cambio climático ya ha tenido un «impacto severo» en el lugar donde vive, un guarismo que se eleva hasta el 71% en el caso de España, lo que convierte al país en el quinto a nivel mundial y en el segundo a escala europea donde más población admite esta realidad, únicamente por detrás de Hungría (74%).

A su vez, el 83% de los españoles considera que los efectos del cambio climático tendrán un «gran efecto» en los lugares donde viven en los próximos diez años, situándose como la tercera población europea que coincide con esta idea, por detrás de los portugueses (88%) y los húngaros (86%).

Por su parte, el 35% de las personas que participaron en la encuesta señalaron que determinados sectores de la población mundial tendrán que abandonar sus hogares en los próximos 25 años debido al cambio climático. En el caso de España, ese registro se eleva hasta el 46%, situándose como el país europeo más preocupado por esta cuestión y el quinto a nivel mundial, sólo superado por India, Turquía, Malasia y Brasil.

Quizás también te interese:  Más de 20 grados en media España al inicio de la mayor escapada de la Semana Santa

Estas percepciones son compartidas sin grandes diferencias si las respuestas se desagregan por género, edad, nivel de ingresos y de estudios. No obstante, son los menores de 35 años quienes están más convencidos de que tendrán que abandonar su hogar por el cambio climático en los próximo 25 años (43%), una cifra que va menguando según aumenta la edad, como lo ilustra el hecho de que esta idea la comparte el 37% de quienes tienen entre 35 y 49 años y el 25% con edades comprendidas entre 50 y 74 años.