MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC), aseguró este lunes que más de 2,5 millones de españoles con disfagia orofaríngea (DO), un trastorno de la deglución que impide tragar correctamente, tienen un alto riesgo de malnutrición y atragantamiento.

Con motivo del Día Mundial de la Disfagia, que se celebra hoy, la Seorl-CCC subrayó que el 90% de los pacientes con esta enfermedad no están diagnosticados ni reciben tratamiento o alimentación adecuada, por lo que reclamó más concienciación para detectar esta patología y menús adaptados a este colectivo.

De hecho, la vocal de la comisión de Laringología, Voz, Foniatría y Deglución de la Seorl-CCC, la doctora Magdalena Pérez Ortín, indicó en rueda de prensa que «casi un tercio de la población de la Tercera Edad padece disfagia orofaríngea, una patología en aumento debido al envejecimiento de la población, ya que entre otras cosas, se produce por una pérdida de masa muscular, y eso ocurre a partir de los 65 años».

Pese a ser más prevalente que otras condiciones relacionadas con la alimentación (más del doble que la celiaquía), solo la tienen diagnosticada 1 de cada 10 pacientes. El resto, más de 2 millones de personas, no reciben ni tratamiento ni alimentos adaptados.

TRANSPORTE DEL ALIMENTO

En este sentido, la especialista explicó que «la disfagia consiste en la alteración en el transporte del alimento desde los labios hasta el esófago. Puede ser por alteración de la eficacia (el bolo no se transporta de una manera eficaz y por lo tanto no nos nutrimos correctamente) o por alteración de la seguridad (el bolo puede ir a vía respiratoria y producir complicaciones graves como las neumonías aspirativas)».

Quizás también te interese:  Científicos españoles descubren un mecanismo químico que dificulta la recuperación del ozono

Este trastorno de la deglución afecta entre el 16 y 30% de los mayores de 65 años en España, lo que supone entre 1,5 y 2,8 millones de españoles en esa franja de edad que no ingieren los nutrientes necesarios para vivir. Las cifras son aún más altas en el caso de pacientes ingresados en centros hospitalarios o en residencias.

De hecho, el vocal de la comisión de Laringología, Voz, Foniatría y Deglución de la Seorl-CCC, el doctor Pedro Cabrera, explicó que «un 40% de quienes ingresan en un hospital presentan disfagia orofaríngea. Lo que significa que en 1,6 millones de procesos que requieren ingreso, el paciente sufrirá algún grado de disfagia. Mientras que esta patología afecta al 70% de los pacientes institucionalizados. Se estima que en España hay 444.000 personas institucionalizadas de los cuales 310.000 sufren disfagia».

ENFERMEDAD NEUROLÓGICA

En cuanto a las causas de esta patología, la doctora Pérez Ortín señaló que son múltiples y «puede aparecer por enfermedades, cirugías de cabeza y cuello, cirugías que produzcan una alteración estructural, orgánica que vaya a hacer que se produzca un problema puramente mecánico en el paso del alimento».

«También las enfermedades neurológicas como ictus, párkinson, esclerosis múltiple, las demencias, que pueden producir disfagia por una alteración de la coordinación. Afecta entre el 22 y el 65% de los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular; mientras que el 30% de las personas con párkinson tienen clínica de disfagia orofaríngea».

Otra de las causas, que además es una de las que más ocurre por inadvertida, es la pérdida de masa muscular. «Sucede sobre todo en pacientes que han estado hospitalizados durante mucho tiempo y que han necesitado ingresos en UCI prolongados.

Quizás también te interese:  Lluvia en el noroeste y sol en el resto de España

Además, la experta advirtió de que «si el alimento no se transporta correctamente desde la boca al esófago, el paciente sufre desnutrición y deshidratación, por lo que empeora el estado físico y, en consecuencia la disfagia. Esto favorece la aparición de neumonías, ya que las aspiraciones orofaríngeas ocasionan neumonías en el 50% de los eventos aspirativos».