– Según Ecologistas en Acción

VALLADOLID/MADRID, 05 (SERVIMEDIA)

Las proximidades de uno de cada siete colegios de Castilla y León rebasan los límites legales de contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante muy asociado a los tubos de escape de los vehículos, puesto que se origina con las emisiones expulsadas desde los motores de combustión.

Así se desprende de un estudio realizado por Ecologistas en Acción entre los pasados 30 de enero y 20 de febrero en el entorno 125 centros educativos repartidos por Castila y León.

Las mediciones, situadas en calles con tráfico y áreas con apenas circulación, se realizaron con dosímetros y los resultados fueron analizados en un laboratorio acreditado de Reino Unido, según se explica en el estudio, difundido este jueves.

El trabajo de medición de la calidad del aire fue realizado por personas voluntarias formadas por Ecologistas en Acción y se llevó a cabo en farolas a una altura aproximada de tres metros y respetando el resto de criterios legales (distancia a grandes cruces, edificios y calzadas, ausencia de obstáculos, etc.).

También se ubicaron medidores en las propias estaciones de medición oficiales o en sus proximidades con el fin de comprobar la fiabilidad y la precisión de los trabajos.

Todos los centros escolares analizados rebasaron la referencia de la guía anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -10 microgramos de NO2 por metro cúbico- y uno de cada siete superaron el límite legal anual, fijado en 40 microgramos por metro cúbico.

MEDIDAS

Para Ecologistas en Acción, esto no es «un problema menor», puesto que el NO2 provoca cada año alrededor de 7.000 muertes prematuras en España, según el Instituto de Salud Carlos III y la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). Se trata de un un gas irritante que agrava las enfermedades respiratorias y merma la resistencia a las infecciones, con lo que incrementa la mortalidad de enfermedades como la covid-19.

Quizás también te interese:  La Comunidad de Madrid dice que registra la siniestralidad laboral más baja de España en el primer semestre del año

La población infantil es especialmente sensible a la contaminación atmosférica debido a su elevada frecuencia respiratoria, su mayor exposición en el ambiente exterior y la inmadurez de sus sistemas respiratorio e inmunitario. «Por ello, es muy importante evaluar sus concentraciones en los entornos escolares, donde la población infantil y adolescente pasa buena parte de su vida», indicó Ecologistas en Acción.

Esta organización demandó un «especial empeño» en mejorar la calidad del aire en los alrededores de los centros educativos con medidas como priorizar el transporte público, compartido, en bicicleta y peatonal, así como la creación de corredores de acceso libres de coches y limitar el aparcamiento y el tráfico en las calles del entorno y, muy especialmente, en las inmediaciones de las entradas a los colegios.