MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

El Banco de España estima que el gravamen extraordinario temporal sobre los resultados del sector bancario supondrá en este año una recaudación equivalente al 5% del resultado neto de 2022.

Así lo comentó el gobernador durante su intervención en el ’18 Encuentro del sector bancario’ organizado por el IESE.

Hernández de Cos hizo un repaso por los resultados de la banca de 2022 y destacó que el beneficio ordinario obtenido por las entidades españolas con mayor actividad internacional superó los niveles previos a la pandemia.

En términos de rentabilidad, el gobernador subrayó que la rentabilidad sobre el capital (ROE) superó el coste del capital en 2022, que cifró en el 6,6% en diciembre de 2022, mientras que el ROE fue del 10,2% sin extraordinarios.

Durante los meses de febrero y marzo de 2023, Hernández de Cos avanzó que el coste de capital aumentó, debido principalmente al repunte de la prima de riesgo del mercado de renta variable, «si bien los aumentos han sido contenidos».

Sobre la solvencia, destacó que la ratio CET 1 bajó 25 puntos básicos en 2022 respecto a 2021 por un crecimiento de los activos y de la densidad de los activos ponderados por riesgo que no se compensó con el aumento del volumen de capital. No obstante, se mantuvo por encima del nivel prepandemia.

En lo que respecta a la calidad del crédito, Hernández de Cos indicó que el año pasado se produjo un descenso de la ratio de dudosos de 0,8 puntos porcentuales, hasta el 3,5%; de 0,9 puntos en el crédito en vigilancia especial, hasta suponer el 7,1%, y de 0,8 puntos en la proporción de crédito con aval público calificado en vigilancia especial, alcanzando el 19,6% del total. Las operaciones refinanciadas o reestructuras también descendieron en 0,8 puntos hasta representar el 4,2% del total.

Quizás también te interese:  El paro se situó en agosto en la OCDE en el mínimo del 4,8%, con España liderando el desempleo en el 11,5%

El gobernador insistió en que en el incremento del euríbor a 12 meses «solo se ha trasladado de manera marginal al coste de los depósitos», muy por debajo del observado en ciclos previos de endurecimiento de la política monetaria, lo que justificó por las «particularidades» del ciclo actual de subidas, el punto de partida desde un nivel cero de los tipos de depósito y la «holgada» posición de liquidez de las entidades bancarias.

Sobre la liquidez de las entidades, resaltó una vez más que presenta métricas «sólidas», con una ratio de cobertura (LCR) del 166% en marzo, «muy por encima del umbral mínimo requerido» y por encima del previo a la pandemia.

Por último, indicó que los importes distribuidos como dividendos superaron en 2022 los 7.200 millones, hasta situar su ratio sobre beneficios en el 40%, nivel similar al observado antes de la pandemia.