MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

El Banco de España prevé una «desaceleración» de los precios alimentarios, «dada la moderación observada recientemente en los precios de las materias primas», según un artículo publicado este miércoles por la entidad.

El banco destaca el impacto positivo que ha tenido la reducción del IVA en productos de primera necesidad que entró en vigor a comienzos de este 2023, ya que «en los meses de enero y febrero se observó una cierta ralentización en el ritmo de crecimiento de los precios de los alimentos en España, que no se produjo en el resto del área del euro».

La institución que dirige Pablo Hernández de Cos espera una contención de la factura de la cesta básica de la compra, pero avisa de que «existe una elevada incertidumbre acerca de los efectos que pueda tener la sequía observada en Europa 2022 sobre la producción agrícola y, por tanto, sobre los precios de los alimentos de 2023». Además, alerta de que la guerra en Ucrania «representa también un foco de elevada incertidumbre desde el punto de vista de los precios de los alimentos, dada la relevancia de Rusia y Ucrania en los mercados mundiales de cereales».

El artículo afirma que los incrementos de los precios de consumo de los alimentos han sido significativos a lo largo de 2022, «presentando una evolución muy similar en España y en el conjunto del área del euro», pero el mayor peso que tienen los alimentos en la cesta de consumo española «ha hecho que su contribución a la inflación general haya sido superior».

Quizás también te interese:  El Banco de España detecta que el crédito ha empezado a contraerse

Asimismo, indica que se observa una cierta heterogeneidad en el repunte de los precios de las distintas clases de alimentos, destacando por su intensidad y su importancia en la cesta de consumo, los precios de los productos alimenticios relacionados con los cereales y con la leche.

A su juicio, la evolución de estos precios habría estado ligada, fundamentalmente, a factores de oferta de naturaleza eminentemente global.