MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

El 53% de los trabajadores españoles aseguran que hicieron más horas de las fijadas en su jornada laboral durante el año 2022 y, de ellos, el 39,1% afirman que no vieron compensado este esfuerzo extra ni con dinero ni con tiempo de descanso compensatorio.

Así se desprende del ‘Informe Infoempleo Adecco: Oferta y Demanda de Empleo en España’, en el que se explica que, de los empleados que hicieron horas de más, el 31,1% realizó hasta 50 horas extraordinarias al año.

Además, un 26,7% de los empleados por cuenta ajena trabajó entre 50 y 100 horas de más, un 18% superó esas 100 horas, un 14,1% trabajó entre 200 y 400 horas extra, y un 10,1% superó ese límite de 400 horas.

Y ello pese a estar en vigor el registro de jornada obligatoria y las diferentes advertencias de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, de que se está reforzando la lucha contra las horas extra no remuneradas. De hecho, el pasado año, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) empezó a utilizar un algoritmo para ayudarse a detectar horas extra fraudulentas en las empresas.

Precisamente, sobre medidas adoptadas desde el Ministerio, el estudio de Adecco aborda la valoración que los trabajadores realizan de la reforma laboral durante 2022, su primer año de vigencia. Una de las principales consecuencias de este nuevo marco normativo ha sido la caída de los contratos temporales y el alza de los indefinidos.

En concreto, se ha pasado de 12,66 millones de contratos indefinidos en 2021 a 14,25 millones, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de una cifra que no se había logrado ni en los años con menor tasa de paro, antes de la crisis. De forma paralela, la tasa de temporalidad se ha reducido más de siete puntos.

Quizás también te interese:  Ikea creará 1.500 empleos en España en los próximos dos años

A pesar de estos datos, la valoración que hacen de ella empresas y profesionales no es muy positiva, de acuerdo con los datos del estudio de Adecco. Un 85,4% de las compañías consultadas cree que esta reforma no soluciona realmente el problema del empleo en España y solo un 7,28% cree que ha ayudado a crear empleo. De hecho, una de las medidas estrella, que es la eliminación del contrato por obra o servicio y su sustitución por el contrato fijo-discontinuo, solo ha afectado al 21,19%.

Entre los autónomos consultados, un 67,2% tampoco cree que vaya a acabar con los problemas del mercado laboral, aunque un 16,67% piensa que sí que ha favorecido la creación de empleo.

En el caso de los profesionales en activo, un 58,6% no confía en que esta reforma sirva para solucionar la precariedad en el empleo, un 22,1% dice que no le ha afectado en absoluto, y un 19,3% cree que ha ayudado a crear trabajo.

Entre los desempleados, el porcentaje que no confía en la reforma se dispara hasta el 65%, mientras que un 16,6% piensa que sí sirve de ayuda para que haya más oportunidades, y un 18,4% confirma que no ha cambiado su situación tras la puesta en marcha de estas medidas.