– Gracias a una nueva herramienta diseñada por investigadores del CSIC y la Universidad de Málaga

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

Investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO-CSIC), el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (Icman-CSIC) y la Universidad de Málaga han desarrollado una nueva herramienta que permite identificar especies de cangrejos ermitaños de la Península Ibérica sin necesidad de capturar ejemplarse.

El trabajo, publicado en la revista ‘Scientia Marina’, estudia en profundidad y por primera vez algunas de las características menos conocidas de los cangrejos ermitaños de la Península Ibérica.

Los patrones de coloración han tenido tradicionalmente una importancia relativa en el mundo de la taxonomía clásica. Sin embargo, en el caso de los cangrejos ermitaños se ha podido comprobar que ciertos patrones de coloración presentan una gran estabilidad evolutiva, lo que los convierte en característicos y definitorios de las especies. Esto permite su utilización en la identificación de especies, incluso de las que están muy estrechamente emparentadas.

De las 51 especies de cangrejos ermitaños que actualmente se conocen en aguas ibéricas, 45 aparecen descritas en detalle en el estudio, con láminas que muestran marcas únicas de coloración y una clave de identificación basada exclusivamente en el color, la cual pretende ampliar la utilidad de esta guía más allá de los círculos especializados.

«La descripción detallada de patrones de coloración característicos de cada especie, así como la confección de claves de identificación a través de patrones de coloración en vivo, resultará de gran utilidad para todo tipo de trabajo de campo, incluyendo aquellos realizados mediante el uso de metodologías no invasivas, como los transeptos de fotografía submarina o el análisis de vídeos obtenidos mediante vehículos submarinos, donde este tipo de información resulta prácticamente imprescindible», explica Bruno Almón, investigador del Centro Oceanográfico de Vigo del IEO y primer autor del trabajo.

Quizás también te interese:  España bate 37 récords de calor histórico en 27 provincias al inicio de octubre

No obstante, los resultados de este estudio también serán de gran utilidad para un público amplio y variado. Este trabajo es el primer intento de poner a disposición del público este tipo de herramienta orientada al trabajo tanto de laboratorio como de campo.

«Aunque sea necesario seguir recopilando datos de este tipo para completar y actualizar esta información, especialmente para aquellas especies que son escasas o difíciles de observar en vivo, el presente trabajo supone sin duda un avance importante», señala Almón.

APROXIMACIONES CIENTÍFICAS

Este trabajo forma parte de la tesis doctoral de Almón, en la que se profundiza en el estudio taxonómico de los cangrejos ermitaños de la Península Ibérica y zonas cercanas, e integra diferentes aproximaciones como la identificación molecular, morfológica, su distribución y el estudio de los patrones únicos de coloración.

Enrique García Raso, el investigador de la Universidad de Málaga y coautor del trabajo, apunta que «los cangrejos ermitaños es un grupo complejo no muy bien conocido, a pesar de su importancia en la estructura y dinámica de las comunidades y hábitats marinos».

«Es por ello que se planteó la realización de esta tesis doctoral, la cual está dando resultados de gran interés. Se han descrito nuevas especies para la ciencia, se han revalidado otras, se están haciendo revisiones de familias o relaciones filogenéticas», señaló.

Jose A. Cuesta, investigador del Icman-CSIC, coautor del trabajo y codirector de la tesis doctoral de Almón, señala que «el haber dispuesto de herramientas como el código de barras de ADN (DNA ‘barcoding’) ha sido muy importante para poder confirmar la identificación de las diferentes especies a las que correspondía cada patrón, y así evitar confundir una posible variabilidad en color intraespecífica, con especies distintas».

Quizás también te interese:  Mapfre se une a la campaña '#odsporbandera' de la ONU en España

Según García Raso, esta investigación «tendrá una gran utilidad práctica para la identificación de especies (de forma no destructiva), incluso para aficionados y buceadores». «No obstante, todos podremos ir completando la información presentada con datos de otras zonas geográficas, pues, aunque los patrones son bastante constantes, también existe una cierta variabilidad de coloración en algunas especies», concluye.