– El 43% espera que la situación económica se mantenga similar en los próximos meses

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

La encuesta ‘Inflación e impacto por categorías de gasto’ de EY Future Consumer Index revela que el 58% de los españoles está reduciendo su gasto en productos no esenciales como la ropa (41%), los productos electrónicos (40%) o las bebidas alcohólicas (39%), además de disminuir desplazamientos o buscar alternativas para reducir su consumo de gasolina (39%).

El informe, realizado en varios países, entre ellos España, y consultado por Servimedia, llega después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmara que el Índice de Precios de Consumo (IPC) se situó en el 5,9% en enero, dos décimas más que el dato de diciembre, y la inflación subyacente escaló hasta el 7,5%.

Una de las consecuencias de la escalada de los precios ha sido la búsqueda de marcas sustitutivas de menor precio. Un 35% de los encuestados ya lo ha hecho y un 31% ha cambiado a marca blanca, con especial impacto en categorías como productos para el cuidado del hogar (25%) y artículos de cuidado personal (19%). No obstante, los servicios médicos y los alimentos básicos son las categorías con menor nivel de cambio, al ser consideradas como categorías esenciales.

El estudio muestra que el 36% de los encuestados ve difícil mantener su nivel de consumo de bienes y servicios ante el incremento de los precios y el 60% se encuentra extremadamente preocupado por los incrementos en los costes tanto de electricidad, gas, agua y gasolina, como de los alimentos.

El socio responsable de EY-Parthenon, David Samu, aseguró que el consumidor español «está sufriendo subidas de precios en todas las categorías básicas de gasto no vistas en los últimos 30 años».

Quizás también te interese:  Hoy Odismet presenta su informe anual sobre el empleo de las personas con discapacidad en España

Finalmente, el 43% de los españoles espera que la situación económica se mantenga similar frente al 32% que estima que mejorará, mientras que un 24% considera que se producirá un empeoramiento. Además, los consumidores esperan una subida de precios prácticamente en la totalidad de categorías, con especial preocupación por los costes energéticos de los hogares y la gasolina.