MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró este viernes en Barcelona que la reforma del sistema de pensiones acordada «cumple también con los requisitos y los hitos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que son los que explican los distintos desembolsos» de los fondos europeos.

Así lo dijo durante su intervención en la visita, junto a la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, a las instalaciones del superordenador ‘MareNostrum 5’, en el Barcelona Supercomputing Center (Centro Nacional de Supercomputación). Una computadora que, según recordó Sánchez, procesa 200 billones de operaciones por segundo.

En su intervención, el presidente hizo alusión a la «importante» reunión de hoy entre el Ministerio de Seguridad Social y los agentes sociales para abordar la segunda parte de la reforma de pensiones y subrayó que «el Gobierno va a presentar en la mesa del diálogo social una reforma de pensiones que va a garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas, va a reforzar la equidad del sistema y, finalmente, garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones para las próximas décadas».

«Lo que estamos haciendo, gracias al acuerdo, al consenso con las instituciones comunitarias y, lógicamente también, esperamos con los agentes sociales, es dar seguridad a nuestros mayores y sus jubilaciones presentes y futuras», defendió.

El jefe del Ejecutivo insistió en que «esta reforma es fruto de un intenso diálogo con la Comisión Europea y, por tanto, cumple también con los requisitos y los hitos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que son los que explican los distintos desembolsos que hacen posible también que hagamos y materialicemos inversiones importantes para toda la industria de la supercomputación».

Quizás también te interese:  Iberdrola pone en marcha su primer proyecto fotovoltaico en Castilla y León

De esta manera unió Sánchez el cumplimiento de una de las reformas acordadas con Bruselas para recibir fondos europeos con uno de los proyectos estratégicos como el ‘Perte del chip’ en el que el Centro de Supercomputación tendrá un «papel protagonista».