MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

El contingente de 50 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplegado en Chile para apoyar la extinción de los incendios forestales regresó este martes a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).

Según informó el Ministerio de Defensa, tras un mes de misión, los militares fueron recibidos por la titular del Departamento, Margarita Robles; el embajador de Chile en España, Javier Velasco Villegas; el jefe de la UME, teniente general Luis Manuel Martínez Meijide; el agregado de Defensa de la embajada de Chile, brigadier Francisco Javier Arellano Soffia; y sus familiares.

Margarita Robles aprovechó su discurso para recordar a las familias de los militares que «tienen en su casa a héroes, a personas generosas y que salvan vidas humanas en los terremotos de Turquía y en los incendios forestales de Chile».

Por su parte, el embajador chileno subrayó su mensaje de gratitud ensalzando la UME, como «una de las herramientas más poderosas que España tiene en materia de cooperación y diplomacia».

AYUDA INTERNACIONAL

Chile ha combatido una oleada de incendios forestales desde el mes de diciembre, la cual se intensificó a principios de febrero. La pérdida de viviendas y, sobre todo, el fallecimiento de personas a causa de la emergencia, hasta ahora 26 víctimas, llevó al país latinoamericano a solicitar ayuda internacional.

A la llamada respondieron equipos argentinos, franceses, mexicanos, portugueses, etcétera. Por parte de España, además de la UME, acudieron Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) y un equipo de evaluación y asesoramiento en incendios forestales (FAST) del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Quizás también te interese:  Comienza el Mundial de Birmingham con unos 30 deportistas ciegos españoles

El dispositivo de la UME, que partió de España el domingo 5 de febrero, ha constado de 43 militares de la unidad operativa y siete de mando, equipados con herramientas manuales, así como drones Mavic y Matrice 300 RTK equipados con cámaras térmicas, para reconocimientos de las zonas afectadas por el fuego.

El objetivo principal de este despliegue ha sido ofrecer al Gobierno chileno apoyo especializado con capacidades operativas y técnicas, así como el análisis y asesoramiento en materia de lucha contra incendios forestales, junto con el refuerzo de la estructura de Mando y Control con drones y con enlaces satélites.

La UME ha intervenido en la Región del Biobío, la más afectada por el fuego y la misma en la que ya operó en 2017 por las mismas razones. Allí trabajaron en los incendios forestales de Las Toscas, Omerhuet, El Cortijo y Santa Ana, en función de las necesidades que tuviese la Corporación Nacional Forestal (Conaf), servicio dependiente del Ministerio de Agricultura de Chile.

Todo el trabajo realizado por la UME en Chile ha sido supervisado en todo momento desde el Cuartel General de la unidad, ubicado en la Base Aérea de Torrejón, donde se ha mantenido un contacto diario por videoconferencia.