– España tiene 363 figuras de calidad diferenciada

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, destacó este lunes la importancia de las figuras de calidad diferenciada y de las producciones ecológicas como elementos clave a la hora de incrementar el valor de las producciones y la retribución de los agricultores y ganaderos.

En la inauguración del 35 Salón Gourmets, que se celebrará hasta el próximo jueves en Ifema Madrid, el ministro Planas destacó la diversidad y calidad de los alimentos de España como motor económico del país.

Recordó que España cuenta con 363 figuras de calidad diferenciada, además de otras 26 en proceso de tramitación dentro de la Unión Europea.

Estas figuras suponen un valor económico de más de 7.000 millones de euros y generan empleo para más de 325.000 agricultores y ganaderos en 8.500 industrias diseminadas por todo el territorio nacional.

Planas subrayó la importancia de estas figuras en la creación de valor y rentabilidad, y puso en valor que España lidera un grupo denominado «Amigos de las Indicaciones Geográficas» al que se ya se han adherido 15 países comunitarios. El objetivo de este grupo es reforzar el marco legislativo que ampara a las figuras de calidad: Denominaciones de Origen Protegidas (DOP), Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) y Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG), así como definir nuevas líneas estratégicas, mejorar la contribución de estos regímenes a la producción sostenible y reforzar la posición de los profesionales agrarios y las agrupaciones de productores de IIGG.

El ministro manifestó que la producción ecológica es otro de los modelos que ofrece alimentos variados y de calidad, además de incorporar el concepto de sostenibilidad a sus modos de producción.

Quizás también te interese:  Deutsche Bank eleva al 2,5% el crecimiento previsto para España en 2023

También valoró la pujanza exportadora del sector agroalimentario, que el año pasado exportó más de 61.000 millones de euros. Es una cifra récord en la historia de España que supone más de 19.000 millones de euros en términos de balanza comercial.