MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

Las empresas han trasladado de promedio a los precios de venta una parte «sustancial» del aumento de sus costes de producción en 2022, según un artículo publicado por el Banco de España.

La entidad emisora señala que el fuerte incremento del precio de la energía y de otras materias primas en la segunda mitad de 2021 y buena parte de 2022 ha supuesto un aumento notable de los costes de producción de las empresas.

En el artículo, el banco analiza cómo se ha trasladado este incremento de los costes a los precios de venta, y el impacto que ello ha tenido sobre la producción, salarios, empleo y costes laborales unitarios de las compañías.

Según los autores, en las ramas en las que los precios son históricamente más rígidos (aproximados por su menor volatilidad) la traslación del alza de los costes a los precios de venta habría sido más lenta.

El incremento de los costes de los insumos genera, de forma directa, un aumento de los precios de venta y de los costes laborales unitarios.

A juicio del banco, esto último se debería al efecto negativo sobre la productividad del trabajo, por un impacto adverso sobre la producción y nulo sobre los gastos de personal.

En todo caso, estos efectos directos, que son de mayor intensidad en las ramas más expuestas a esta perturbación, no tienen en cuenta los efectos indirectos (equilibrio general) que inciden sobre todos los sectores.

Quizás también te interese:  Renfe renueva el acuerdo de colaboración con la Federación Española de Rugby