– Destacan, además, que se premia a la investigación básica

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

Diversos investigadores españoles estiman que el nuevo Nobel de Medicina reconoce una «innovación esencial» para la creación de las nuevas vacunas contra la covid, además de suponer «aproximación revolucionaria en el campo de la inmunología», según informó Science Media Centre España.

Así lo pusieron de manifiesto este lunes, al conocer la noticia de que el Instituto Karolinska concedía el Premio Nobel de Medicina o Fisiología a la bioquímica húngara Katalin Karikó y al médico norteamericano Drew Weissman. El Instituto destacó que «sus revolucionarios descubrimientos» han cambiado radicalmente nuestra comprensión del modo en que el ARN mensajero (ARNm) interactúa con nuestro sistema inmunitario, «y han hecho posible el desarrollo de vacunas a una velocidad sin precedentes durante la pandemia de covid-19».

«El Premio Nobel de Fisiología o Medicina de este año ha galardonado a los dos científicos que han hecho posible una aproximación revolucionaria en el campo de la inmunología, al poner a punto la tecnología para producir vacunas de ARN mensajero», destacó Carlos Briones, doctor en Bioquímica y Biología Molecular, investigador del CSIC en el Centro de Astrobiología.

Añadió que «la innovación clave de su aproximación consiste en la producción in vitro de ARNm con una de sus bases nucleotídicas modificada químicamente (pseudouridina en vez de uridina) y cuya secuencia codifica la proteína inmunogénica de interés (por ejemplo, la proteína ‘spike’ o S del coronavirus SARS-CoV-2)».

Por ello, según Briones, ese ARNm, debidamente encapsulado, se puede administrar por diferentes vías. «Es interiorizado por las células dendríticas del sistema inmune y su traducción dentro de ellas genera y expone la proteína codificada sin que se produzca una respuesta inflamatoria indeseada», explicó este experto, que además dirige un grupo que investiga sobre el origen y la evolución temprana de la vida y el mundo ARN, coautor de 12 patentes en biomedicina y biotecnología.

Quizás también te interese:  El 60% de los españoles desconoce que la diabetes aumenta el riesgo de tener insuficiencia cardiaca

Además, agregó que «esta aproximación fue esencial para la producción de las vacunas más eficientes frente al SARS-CoV-2 durante la pandemia de covid-19, las comercializadas por BioNTech/Pfizer y Moderna, y su uso sin duda ha salvado millones de vidas en todo el mundo. Además, esta misma metodología está siendo utilizada para el desarrollo de vacunas frente a otros patógenos, y en el tratamiento de diferentes enfermedades».

INVESTIGACIÓN BÁSICA

Para Jose Alcamí, virólogo, director de la Unidad de Inmunopatología del Sida, del Instituto de Salud Carlos III, e investigador principal del estudio sobre pautas heterólogas CombivacS,»en cierta manera era la ‘crónica de un Nobel anunciado’ porque Drew Weissman y Katalin Karikó son los progenitores de la modificación del ARN que permite que las proteínas que codifica sean expresadas a alto nivel sin que la maquinaria celular degrade ese ARN».

«Es el premio a la constancia, sobre todo de Katalin Karikó, que jugó un papel esencial en el desarrollo de esta tecnología, y que perseveró a pesar de ser un trabajo poco reconocido por la ‘academia oficial’. Como ella misma nos decía, en un sistema altamente competitivo no conseguía proyectos de investigación al no considerarse su línea de trabajo prioritaria», detalló.

Por otra parte, recalcó que «se premia a la investigación básica, no a los desarrolladores o a las compañías, aunque hayan tenido un papel fundamental en el desarrollo de las vacunas ARN frente a la covid-19. El mensaje es que hay que apoyar la buena ciencia, sin exigir que sea traslacional de entrada, porque no sabemos hasta dónde llegará la investigación básica, aparentemente más alejada de la aplicación práctica».

Quizás también te interese:  Radonspain diseña la solución para reducir la exposición a radón en presas y centrales hidroeléctricas

ELIMINACIÓN DE EFECTOS SECUNDARIOS

Por su parte, José Gómez Rial, inmunólogo del Hospital Clínico Universitario de Santiago, afirmó que lo importante en la investigación de los galardonados con el Nobel de Medicina es que lograron eliminar los primeros problemas de las vacunas basadas en ARN mensajero. «Las primeras vacunas ARNm, con la formulación sin modificar, resultaban altamente reactogénicas, con producción de gran cantidad de efectos secundarios inflamatorios a nivel local, que hacía su uso impensable en seres humanos».

Pero «fueron los trabajos de Karikó y Weissman los que descubrieron que haciendo pequeñas modificaciones en la composición del ARNm (cambio de un Uridina por un pseudo-Uridina en la formulación de los nucleósidos que conforman la molécula del ARNm) disminuía la reactogenicidad y la inflamación, desaparecían los efectos secundarios locales y las vacunas de ARNm empezaron a poder aplicarse a seres humanos», remachó.