– La actual comenzó ayer y se alargará hasta el miércoles

MADRID, 26 (SERVIMEDIA)

Las olas de calor se han triplicado en España durante junio desde 2011, ya que hasta entonces se producían cada siete años y ahora hay una cada bienio.

España afronta desde este domingo la primera ola de calor del verano, que se alargará hasta el próximo miércoles, con lo que durará cuatro días. El momento culminante será este lunes, puesto que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado el aviso rojo -riesgo extremo- en la Campiña cordobesa y sevillana ante la previsión de que los termómetros marquen al menos 44 grados.

Según un estudio de la Aemet sobre olas de calor, que comienza en 1975, la España peninsular y Baleares han registrado 12 fenómenos de este tipo en junio durante los últimos 48 años.

Las cinco primeras ocurrieron en 1981 (11 a 16 de junio), 1994 (29 de junio a 5 de julio), 2001 (21 a 25 de junio), 2003 (20 a 23 de junio) y 2004 (27 a 29 de junio).

Y las siete últimas llegaron en los últimos 12 años: 2011 (25 a 27 de junio), 2012 (24 a 28 de junio), 2015 (27 de junio a 22 de julio), 2017 (13 a 21 de junio), 2019 (26 de junio a 1 de julio), 2022 (12 a 18 de junio) y 2023 (25 a 28 de junio, previsiblemente).

«Hemos tenido siete olas de calor en junio en los últimos 12 años, mientras que en los 35 años previos hubo en total cinco olas de calor. Por lo tanto, la frecuencia de estos episodios cálidos en aproximadamente la última década triplica a la de años previos», según Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.

Quizás también te interese:  La mitad de los españoles quiere que la guerra acabe "lo antes posible" aunque Ucrania pierda territorio

Del Campo añadió que «esto va en consonancia con el alargamiento de los veranos, a razón de unos 10 días por década desde los años 80 del siglo XX. «Y si las temperaturas de verano se alcanzan antes, también es más probable que registremos olas de calor en junio con mayor frecuencia», apostilló.

Desde 1957 a 2010 hubo de media 0,7 días bajo ola de calor en junio, proporción que aumentó a 2,8 jornadas entre 2011 y 2022, lo que supone cuatro veces más.

Además, el número anual de días bajo ola de calor se ha incrementado de forma estadísticamente significativa desde 1975, a razón de tres jornadas por década. Por tanto, en los veranos actuales hay entre 10 y 12 días más de calor extremo que en los años 80 del siglo XX.

Respecto al número de provincias afectadas, también se produce un incremento estadísticamente significativo de la superficie afectada, puesto que las olas de calor van ganando en extensión a razón de 2,7 provincias por década.