MADRID, 01 (SERVIMEDIA)

La primavera meteorológica, que comienza este miércoles y abarca los meses de marzo, abril y mayo, será más cálida de lo habitual en el conjunto de España, mientras que no hay una tendencia clara respecto a las precipitaciones.

«Lo más probable es que sea más cálida de lo normal en toda España, con una probabilidad del 50 al 60% de que así suceda, e incluso del 60 al 70% en el Mediterráneo peninsular y Baleares, frente a una posibilidad tan solo del 10 al 20% de que la primavera sea fría», según Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Ello será así tras un invierno meteorológico en el que 2022 concluyó con el diciembre más cálido desde 1961 en España, un enero que tuvo unas temperaturas normales y un febrero «muy irregular», pero finalmente acabó con valores térmicos «en torno a la media o ligeramente por debajo», según Del Campo.

En cuanto a las lluvias, los modelos de predicción no se ponen de acuerdo para establecer una tendencia con vistas a la primavera meteorológica. «No podemos concretar qué va a suceder en cuanto a las precipitaciones, después de un invierno en el que las lluvias fueron abundantes en el mes de diciembre, estuvieron dentro de lo normal en enero y fueron escasas en febrero», subrayó Del Campo.

Así pues, España afronta la primavera meteorológica con unas precipitaciones entre un 8% y un 9% inferiores a las normales para la época, contadas desde el pasado 1 de octubre hasta finales de febrero.

MARZO

Por otro lado, marzo comenzará con precipitaciones escasas desde este miércoles hasta el domingo, salvo en Baleares, donde serán más abundantes de lo habitual.

Quizás también te interese:  Castilla y León registra 31 fallecidos por covid en la última semana y los contagios se reducen otro 29,4%

Respecto a la semana del 6 al 12 de marzo, el paso del sistema frontal podría dejar algo de lluvia, fundamentalmente en Galicia, sin descartar que pueda llover también en otros puntos de la mitad oeste peninsular, mientras que apenas se esperan precipitaciones en las regiones mediterráneas peninsulares, Baleares y Canarias.

«A partir de ahí, la incertidumbre aumenta mucho y no podemos dar una predicción fiable en cuanto a lluvias para la segunda quincena de marzo», indicó Del Campo.

En relación a las temperaturas, estos primeros días de marzo serán muy fríos. Para la semana del 6 al 12 de marzo se esperan valores «claramente superiores a los habituales, sobre todo en el este de la península», según el portavoz de la Aemet.

Esta tendencia a temperaturas más altas de las normales para la época podría mantenerse durante todo el mes de marzo, aunque la incertidumbre aumenta con el tiempo.