MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

España tiene solo un 6% de mujeres en posición de dirección general en las empresas, un 17% de mujeres en posiciones N-1 que reportan directamente al CEO y un 33% de consejeras delegadas, en comparación con el 8%, 21% y el 31% de la media europea, respectivamente.

Así se desprende del estudio ‘Women Matter España: Tramos pendientes’, elaborado por McKinsey & Company, que concluye que España se sitúa en el sexto puesto en igualdad de género de la Unión Europea.

Según este trabajo, un 64% de mujeres ven igualdad entre ambos géneros frente al 76% de hombres. En cuanto a la promoción interna, el 92% de las mujeres considera que avanzar en su carrera es importante, cifra muy similar a la de los hombres (91%), pero su confianza en la igualdad de oportunidades disminuye a lo largo de la carrera profesional.

Asimismo, un 85% de las mujeres creen en poder ascender en igualdad de condiciones al comienzo de su trayectoria en empresa, frente al 88% de los hombres, pero un 26% menos confía en ascender por igual después de cinco años de experiencia, frente al 73% masculino. En esta línea, el 36% de mujeres aspiran a puestos de posiciones directivas frente al 43% de hombres.

Igualmente, el 79% de empleados de empresas con alto porcentaje de liderazgo femenino se muestran satisfechos con su organización, frente al 65% de satisfacción de empresas con escasa presencia de mujeres en los altos cargos».

El análisis de McKinsey indica que, para adaptar el panorama actual a las necesidades de desarrollo laboral de las mujeres, es importante tener en cuenta factores como la flexibilidad, con medidas como el ajuste de horarios para poder adaptar la productividad a las necesidades de cada empleado, y el uso de ejemplos a seguir, demostrando que es posible llevar un estilo de vida sostenible teniendo un alto cargo.

Quizás también te interese:  Las empresas españolas pierden más de 26.000 millones de euros al año y 81 días en perseguir los pagos de sus clientes

El asesoramiento, impulsando programas para que los empleados aprovechen todos los recursos disponibles para un mayor desarrollo laboral; el salario competitivo, que conseguirá atraer y retener el talento, y el reconocimiento, recompensando a los trabajadores por el buen trabajo realizado son otros planteamientos del informe.

Asimismo, el 56% de las mujeres considera que ser reconocidas y recompensadas por su trabajo es el factor más importante a la hora de decidir unirse a una organización o permanecer en ella, mientras que el 53% de las mujeres menores de 40 años estarían más interesadas en promocionar a puestos superiores si vieran que los directivos de sus empresas tienen estilos de vida razonables.