MADRID/SHARM EL SHEIJ (EGIPTO), 17 (SERVIMEDIA)

La vicepresidenta tercera del Gobierno español y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y los ministros de la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático (Riocc), adoptaron este jueves una declaración para actuar con urgencia contra la pérdida de biodiversidad y el cambio climático.

La declaración fue adoptada en una reunión durante la Cumbre del Clima de Sharm el Sheij (Egipto), conocida como COP27. Los firmantes coinciden en que, tal y como indica la ciencia, la pérdida creciente de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas, que se han visto aceleradas por el cambio climático, ya son riesgos clave para todas las regiones sin excepción.

Por ello, consideran que es fundamental adoptar un enfoque integrado para detener la pérdida de biodiversidad, la degradación de suelos y el cambio climático.

«Hasta la fecha, la gran mayoría de las políticas para estas crisis ambientales se han desarrollado de forma independiente, pero solo podrán resolverse si se abordan de forma conjunta», indicó Ribera, quien añadió que «esta década representa una ventana crítica para abordar estas crisis interdependientes».

La declaración recoge la importancia de conseguir unos resultados ambiciosos en la COP27 y en la cumbre sobre biodiversidad (COP15) que celebrará el próximo diciembre en Montreal (Canadá), y que se traduzcan en objetivos cuantificados y en una financiación adecuada, ya que ello redundará en un mayor éxito de ambas políticas.

También se resalta la importancia de las soluciones basadas en la naturaleza, las cuales deben ser concebidas como soluciones trasformadoras que promuevan la resiliencia de los ecosistemas naturales, preservando sus múltiples contribuciones a las sociedades que dependen de ellos.

Quizás también te interese:  La princesa Leonor pide a los españoles que confíen en ella: "Tengo puesta toda mi confianza en el futuro de España"

Asimismo, se enfatiza el compromiso de reforzar las acciones de cooperación regional que aborden ambos desafíos de manera integrada.

La Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático fue creada en 2004 por el Foro Iberoamericano de Ministros de Medio Ambiente con el principal objetivo de mantener un diálogo fluido permanente para conocer mejor las prioridades, retos y experiencias de los países iberoamericanos.

Pertenecen a la Riocc las oficinas de cambio climático de 22 países: Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

La Oficina Española de Cambio Climático (OECC) ha asumido desde sus inicios el papel de Secretaría de la Riocc y lleva a cabo las labores de coordinación y organización de las diferentes actividades.