– El Ministerio de Agricultura responde a la resolución de la Junta que permitió el tránsito de estos animales

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación publicó este lunes en el BOE una orden por la que restringe la salida de ganado bovino del territorio de la comunidad de Castilla y León, con efectos desde este mismo lunes.

El Gobierno central responde así a la resolución que aprobó la Junta el pasado 15 de mayo por la que permitió el movimiento de estos animales, pese a las disposiciones adoptadas en la UE para erradicar la tuberculosis bovina.

El ministerio considera que la resolucíon autonómica «vulnera gravemente la normativa comunitaria y estatal» puesta en marcha para acabar con esta enfermedad, y por eso presentó el pasado 23 de mayo un recurso contencioso-administrativo en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

«Dada la gravedad de las consecuencias que se pudieran derivar de la aplicación de la resolución de la Junta de Castilla y León, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación adopta una medida sin precedentes, que se mantendrá vigente durante el tiempo necesario hasta que la Junta de Castilla y León derogue la resolución y restablezca el cumplimiento de la normativa comunitaria y nacional», señala el departamento que dirige Luis Planas en un comunicado.

Las provincias de Burgos, León y Valladolid quedan excluidas de la restricción de movimientos porque ya han sido valoradas favorablemente por la Comisión Europea como territorios libres de tuberculosis. Pero los movimientos desde las restantes provincias de Castilla y León a estas tres provincias quedan sujetos a los mismos requisitos que los movimientos con destino al resto de comunidades autónomas.

Quizás también te interese:  CaixaBank reparte más de 27.000 regalos a niños en situación de vulnerabilidad durante Navidad

A juicio del ministerio, «la aplicación de la resolución de Castilla y León pone en riesgo de contagio no solo a las explotaciones libres de tuberculosis de Castilla y León, sino a las del resto del territorio de España y de la UE. Adicionalmente, la Comisión Europea, tras tener conocimiento de la resolución autonómica, ha urgido al Gobierno de España a tomar medidas para poner coto a la propagación de la tuberculosis bovina.

Para adaptar las medidas adoptadas al riesgo derivado de la aplicación de la resolución, solo se permitirán los movimientos de bovinos fuera de Castilla y León si su destino directo es el sacrificio en matadero o, si el destino es distinto de un matadero, sólo se permitirá el movimiento a cebaderos bajo estrictos requisitos de sanidad tanto de los animales como de las explotaciones de origen.

TRANSMISIBLE A LOS HUMANOS

Castilla y León cuenta con el mayor censo de bovinos de España. Agricultura subraya que la mayor parte de esa cabaña está situada en zonas de especial incidencia de tuberculosis bovina. Desde esta comunidad autónoma se producen diariamente una gran cantidad de movimientos de animales, además en Salamanca se encuentra uno de los Mercados Nacionales más importantes del país. Circunstancias que, debido a la reciente orden de la Junta de Castilla y León, incrementa el riesgo de difusión de la enfermedad, con consecuencias irreversibles para el nivel sanitario y la salud pública de Castilla y León, pero también de otras comunidades autónomas y otros países de la Unión Europea.

La tuberculosis bovina (Complejo mycobacterium tuberculosis) es una enfermedad transmisible de los animales que, según la Comisión Europea, debe ser controlada en todos los Estados miembros para lograr su erradicación. Se trata de una enfermedad zoonótica, es decir, transmisible al ser humano y, por tanto, un problema de salud pública.

Quizás también te interese:  El precio de la vivienda en España sube en el primer trimestre un 2,9%, según Idealista

En España, las zonas oficialmente libres de la tuberculosis bovina son Asturias, Canarias, Galicia, Islas Baleares, Cataluña, Murcia y País Vasco, ya las que recientemente se han añadido las provincias de Valladolid, Burgos y Leon, mientras que las restantes comunidades autónomas, entre ellas, Castilla y León tienen un programa de erradicación de la infección que es obligatorio de acuerdo con la normativa europea.