– Alrededor de 220.000 podrían sumarse al código tradicional reformulado

– Estima que los hogares vulnerables aumentarán en 380.000 si los tipos de interés suben algo más que hasta ahora

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

El Banco de España estima que unos 549.000 hogares podrían acogerse al nuevo código para hipotecados en riesgo de vulnerabilidad y 218.000 podrían sumarse al código tradicional reformulado.

Así lo pone de relieve el organismo en su ‘Informe de Estabilidad Financiera’ de primavera de este año presentado este miércoles por el director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, y el director de Estabilidad Financiera, Carlos Pérez.

En concreto, calcula que, para una subida del euríbor de 400 puntos básicos -algo por debajo de la que se ha producido hasta el momento de 365 puntos- unos 218.000 hogares podrían beneficiarse del código reformulado y 549.000 del nuevo código, si bien muchos de estos hogares se podrían acoger a los dos. Estas cifras quedan por debajo de la estimación gubernamental de alcanzar hasta un millón de hogares. El capital pendiente de amortizar sería de unos 46.900 millones, lo que supone 37.700 millones más que en el código tradicional de 2012.

El Banco de España también calcula que con una subida de los tipos de interés de 400 puntos básicos, los hogares endeudados considerados vulnerables por tener una carga financiera sobre la renta superior al 40% pasarían de representar del 10%, lo que supone algo más de un millón, al 14%, sumando unos 380.000, hasta superar los 1,5 millones.

Quizás también te interese:  Unicaja ofrece un seguro de salud con un descuento del 30% y hasta dos meses gratis

El organismo puntualiza en el informe que «es previsible» que no todos los hogares que pueden acogerse al código finalmente lo soliciten y esa adhesión «no será efectiva para todos los solicitantes», por lo que considera «necesario ajustar las expectativas del número de hogares que se podría acoger», a tenor de los datos sobre solicitudes que condujeron a operaciones efectivamente realizadas en el código de 2012.

El impacto macroeconómico de las medidas sería «muy moderado» en este año en el consumo y en el PIB, en concreto, de 0,15 y 0,05 puntos porcentuales, respectivamente, según los cálculos del Banco de España.

No obstante, los códigos «tienen costes y beneficios para los individuos» y «puede que tengamos costes en el corto plazo que se conviertan en beneficios», según matizó el director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, durante la presentación del informe.

En concreto, en el documento se menciona que «puede generar restricciones al acceso al crédito nuevo futuro» en la medida en que este crédito es de menor calidad, aumenta los costes en términos de dotaciones de deterioro para los bancos y supone menos incentivos a prestar.

También podrían impactar aumentando el nivel de endeudamiento con los periodos de carencia largos y las extensiones de plazo. El mayor nivel de deuda mantenido por los hogares durante más tiempo «podría traducirse en mayores gastos por intereses».

A su vez, los códigos podrían limitar el incremento de hogares con carga financiera elevada, ya que sin las medidas esta cifra de hogares aumentaría.