MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

El 71% de los empleados españoles se muestra dispuesto a cambiar de puesto de trabajo si su actual empresa no le sube el sueldo teniendo en cuenta los niveles en los que se encuentra la inflación

Así lo recoge una encuesta sobre el mercado laboral realizada por Walters People para su Estudio de Remuneración 2023, que refleja también que hasta el 53% de los profesionales tiene la intención de utilizar como arma en la negociación sobre salarios ante su compañía cifras como el dato en el que se situó la inflación en diciembre de 2022 (5,7%).

Pese a estas cifras, el 34% de los profesionales cree que su compañía no está haciendo el esfuerzo de contrarrestar la inflación a la hora de evaluar cualquier subida salarial o bono.

Sin embargo, los profesionales parecen dispuestos a abrirse a nuevas oportunidades, especialmente porque su confianza en el mercado sigue creciendo. El 78% de ellos son optimistas y confían en las oportunidades laborales que ofrece el mercado, aunque el 56% prioriza su seguridad laboral frente al 44% que le da más peso al componente salarial.

Del lado de las empresas, el 76% de las organizaciones asegura que ofrecerá aumentos salariales a sus equipos en 2023, de acuerdo con los datos de este informe. Entre ellos, tres cuartas partes indican que esta decisión está motivada por el contexto de inflación.

Ante la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y del IPC, las empresas parecen ser más voluntarias de lo que imaginan sus empleados. Mientras que algunas áreas de actividad pueden encontrarse con dificultades para equiparar los salarios a las demandas del mercado, otras ofrecerán aumentos salariales significativos para compensar la escasez de talento especializado, incluso más allá de la marca del 5,7% correspondiente a la inflación de diciembre.

Quizás también te interese:  Lidl logró alcanzar en 2022 los 6.000 millones en ventas en España, un 18% más

Además, el estudio de Walters People subraya que los salarios crecerán, especialmente, en aquellos sectores donde hay falta de mano de obra cualificada, como es el caso del ámbito tecnológico.

«El salario es más que nunca el centro de las negociaciones. Los profesionales son conscientes de la tasa de inflación, pero también de las dificultades de contratación que experimentan las empresas, lo que las sitúa en una posición de ventaja. Sin embargo, seguimos observando que las organizaciones quieren responder a las exigencias de sus equipos y son conscientes de que 2023 es un año clave: ¿pondrán los medios necesarios para fidelizar el talento cumpliendo con sus expectativas?», se preguntó la directora de Walters People, Alexandra Arranz.

Con todo, matizó que, «a diferencia de años anteriores, en 2023 el salario emocional ha cobrado mayor protagonismo en las revisiones salariales y en las descripciones de ofertas de empleo publicadas. Las políticas de teletrabajo y la flexibilidad que permiten la conciliación se convierten en algo clave a la hora de presentar una oferta al candidato ideal para una vacante».