MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El 42% de los investigadores en España son mujeres frente al 31% de científicas que trabajan en el sector empresarial, donde no se reduce la brecha de género en I+D+I, según los datos del informe ‘Científicas en Cifras 2023’ dado a conocer este miércoles por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Este informe muestra la situación actual de la participación y el liderazgo de las mujeres investigadoras y científicas en las universidades, Organismos Públicos de Investigación y empresas de España.

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, destacó que «España es referente internacional en avances en igualdad de género» y afirmó que el Gobierno está desarrollando una hoja de ruta para caminar hacia una sociedad más igualitaria, próspera y sostenible.

En este sentido, señaló que «solo se alcanzará una transformación justa y eficiente de nuestro país si conseguimos atraer y retener el talento científico de las mujeres».

Además, aseguró que «conocer el diagnóstico para acertar con el tratamiento es un paso fundamental en la ambiciosa labor que desarrollamos desde el Ministerio para avanzar hacia la igualdad de género efectiva en nuestro Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación».

INVESTIGACIÓN Y UNIVERSIDAD

Según los datos del informe, el porcentaje de investigadoras sigue aumentando y representan ya el 42% del personal investigador de España. Sin embargo, en el sector empresarial no se reduce la brecha y las investigadoras siguen representando un 31%.

En cuanto a la presencia de mujeres en los puestos de toma de decisiones, las mujeres aumentan tres puntos en los puestos de rectora de universidades y llegan a representar el 25%. Por su parte, el 50% de los Organismos Públicos de Investigación cuentan con mujeres como directora o presidenta.

Quizás también te interese:  Casi el 13% de españoles en riesgo de pobreza no pudo pagarse una "comida adecuada" en 2022, un 7% menos que la media de la UE

A nivel académico, representan más del 70% en estudios de grado en Ciencias de la Salud, mientras que, en la rama de Ingeniería y Arquitectura, tan solo una de cada cuatro estudiantes son mujeres. En los últimos años, ha aumentado la edad en las que las mujeres científicas acaban sus estudios de doctorado. En el sector de la Enseñanza Superior, las mujeres eligen el área de Ingeniería y tecnología en un 12,2%, cuando en 2016 lo elegían un 18,7% de ellas.

En cuanto a la participación en proyectos de I+D, la proporción de mujeres ha continuado creciendo, tanto en solicitudes, como en concesiones, aunque la tasa de éxito ha disminuido ligeramente. Por otro lado, en las convocatorias del Consejo Europeo de Investigación, la tasa de éxito de las mujeres es mayor que la de los hombres.

LEY DE CIENCIA

Ante estos datos, la ministra remarcó que la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación «incorpora medidas concretas para frenar inercias, revolucionar costumbres y cambiar realidades desde la autoexigencia».

Además, «la ley refuerza la perspectiva de género y, por primera vez en España, da seguridad jurídica a la igualdad a los ámbitos de la ciencia y la innovación, incluyendo importantes novedades como la ampliación de derechos del personal investigador por conciliación o la obligatoriedad de las instituciones de contar con planes de igualdad y protocolos frente al acoso sexual y por razón de sexo evaluados anualmente».