– A través de este nuevo fondo, CIP ha asegurado dos emplazamientos en Lleida para dos grandes plantas de biogas

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

Copenhagen Infrastructure Partners (CIP), la gestora de fondos dedicada en exclusiva a energía renovable más grande del mundo y que cuenta en la actualidad con activos bajo gestión por valor de 19.000 millones de euros, sigue expandiendose en España a través de su nuevo fondo CI Advanced Bioenergy Fund I (CI ABF I) de 1.000 millones de euros para inversiones en biogas.

La compañía ha asegurado ya, a través de este fondo, dos emplazamientos en La Sentiu y Linyola, en Lleida, para dos grandes plantas de biogás a escala industrial. El proyecto de La Sentiu ha sido designado proyecto de importancia estratégica por el gobierno catalán, lo que implica que la solicitud de permiso para la planta será priorizada por el gobierno y la administración catalana. CIP, junto con el desarrollador español Connect Bioenergy, desarrollará las plantas de biogás con vistas a la decisión final de inversión prevista para 2024.

CIP, con oficinas en Madrid, incorpora así un nuevo fondo de 1.000 millones de euros a los que ya tiene activos en nuestro país y que invierten en proyectos de hidrógeno verde y otras tecnologías renovables (generación eólica y fotovoltaica).

En España CIP viene desarrollando uno de los portfolios de proyectos de renovables más importantes del sector, por encima de los 6,5 GW en desarrollo y es propietario de uno de los mayores parques eólicos en operación en España, en Monegros (Aragón) de 487MW.

Las plantas de biogás de La Sentiu y Linyola utilizarán materia prima verde y sostenible (residuos orgánicos), en concreto estiércol de cerdo de granjas locales, residuos de matadero y otros residuos orgánicos industriales.

Quizás también te interese:  Unicaja ofrece un seguro de salud con un descuento del 30% y hasta dos meses gratis

Las plantas producirán gas verde (biometano) que se inyectará en la red de gas natural existente y contribuirá a la circularidad, ya que los materiales orgánicos se recircularán como nutrientes (abono) para la producción agrícola y producirán CO2 biogénico para uso industrial o para proyectos Power-to-X. Se espera que las dos plantas de biogás supongan un ahorro total de emisiones de CO2 de más de 150.000 toneladas anuales.

Las plantas responderán tanto a la necesidad de seguridad e independencia energética a largo plazo como a la descarbonización de sectores difíciles de reducir. Además, contribuirán a la creación de empleo local y serán parte de la solución al reto regional que supone el exceso de nutrientes en el suelo y los cursos de agua provocado por la concentración de la producción agrícola.

«Seguimos viendo un gran potencial en la conversión eficiente de residuos orgánicos en gas verde y combustibles verdes. Creemos que la bioenergía avanzada desempeña un papel clave en la transición verde con la sustitución del gas natural fósil. El estatus de importancia estratégica para el proyecto de La Sentiu es un hito importante y un testimonio del reconocimiento del apoyo local por parte del gobierno catalán. Estamos deseando continuar la buena colaboración con nuestros socios y las partes interesadas locales, y finalizar el desarrollo del proyecto que contribuirá significativamente a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y creará nuevos puestos de trabajo locales», afirmó Thomas Dalsgaard, socio de CIP. El proveedor danés de tecnología de biogás, Lundsby Biogas A/S, participará como accionista minoritario en el desarrollo del proyecto.