MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

Casa Tarradellas cerró 2022 con una facturación de 1.161 millones de euros, lo que supuso una mejora del 8,5% con respecto a los ingresos del año 202.

Según informó la compañía alimentaria, el aumento se basa en el crecimiento en mercados exteriores y la consolidación en España de los nuevos productos, así como de los productos tradicionales.

Sin embargo, redujo la rentabilidad neta por el contexto inflacionario, afectando de una manera significativa a los precios de las materias primas en su conjunto y de la energía.

De hecho, la compañía explicó que ha asumido este aumento de los costes para evitar una subida de precios y su correspondiente impacto en el consumidor.

En 2022, el volumen de inversión en I+D, tecnología, innovación y sostenibilidad de Casa Tarradellas alcanzó la cifra de 32,6 millones de euros, reafirmando su compromiso con la mejora continua del producto, el cumplimiento de los ODS y su compromiso con el cuidado de su entorno.

Sobre este año, la compañía destaca que durante el primer semestre ha puesto en marcha dos nuevos parques solares fotovoltaicos con una superficie de 53.000 metros cuadrados situados en su centro de elaboración del Espetec Casa Tarradellas, en Olost y en Gurb.

Con estos dos proyectos solares, la marca alimentaria contará, a finales de 2023, con una previsión de 200.000 metros cuadrados de superficie solar instalada, ubicada en todas las cubiertas y fachadas de sus edificios y centros alimentarios. Este dato supondrá un aumento del 55% de superficie solar instalada en 2023 con respecto al año anterior.

Casa Tarradellas avanza de este modo hacia el horizonte del autoconsumo energético y la consecución de sus objetivos en materia de sostenibilidad, alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Quizás también te interese:  Siete de cada 10 directivos españoles ven motivos para temer el avance de la inteligencia artificial en el mercado laboral