MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

Unos 6.000 varones mueren en España anualmente por cáncer de próstata, según estima el Grupo Español de Oncología Genitourinaria (Sogug) ante la próxima celebración, el 11 de junio, del Día Mundial del Cáncer de Próstata.

Se trata de la enfermedad oncológica más frecuente entre los varones y de la que anualmente se detectan unos 30.000 nuevos casos, como explicó la presidenta del (Sogug), la doctora Aránzazu González del Alba, oncóloga médica del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid.

Además, las últimas cifras aportadas por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en su informe ‘Las cifras del cáncer en España 2023’, señalan que sólo este año se van a diagnosticar en España más de 29.000 nuevos casos.

«Es el tumor más frecuente y el más prevalente en los hombres, con unas cifras de incidencia muy similares a las del cáncer de mama, siendo la edad el principal factor de riesgo a padecerlo», afirmó la doctora González del Alba.

De hecho, más del 80% de los casos de cáncer de próstata se diagnostican en hombres mayores de 65 años y más del 90% en fase localizada.

Por ello, se recomienda acudir al urólogo a partir de los 50 años para revisar la próstata, edad que se reduce a los 40 años para aquellos hombres con antecedentes familiares de primer grado que hayan tenido la enfermedad, ya que tienen hasta el doble de riesgo de padecerla.

VISITA AL URÓLOGO

Según los expertos, la visita al urólogo a partir de estas edades cobra aún más importancia si se tiene en cuenta que el cáncer de próstata no tiene unos síntomas específicos que puedan diferenciarse de otra patología prostática benigna: los más comunes son aumento en la frecuencia de la micción, dificultad o urgencia para orinar, incontinencia urinaria, sangre en la orina o en el semen, eyaculación retrógrada e impotencia.

Quizás también te interese:  El 10% de las mujeres asesinadas por sus parejas tenían discapacidad

Sin embargo, y pese a ello, existe un número importante de tumores de próstata que son diagnosticados de forma asintomática tras realizar una determinación analítica del PSA, la prueba que determina con precisión en cáncer de próstata.

«Por ello, es tan importante que los hombres acudan al urólogo para valorar el estado de la próstata y, así, adaptar el seguimiento médico según el riesgo que tengan individualmente», insistió la presidenta de Sogug.

Respecto al tratamiento, la especialista informó de que en los casos de cáncer de próstata localizado, se puede realizar una cirugía radical abierta o bien por laparoscopia (asistida o no por robot), y la alternativa es la radioterapia con o sin tratamiento hormonal.

En los casos más avanzados o metastásicos se suele requerir una terapia hormonal sistémica basada en la supresión de andrógenos sola o en combinación con otras opciones.

«Gracias a los avances terapéuticos de la última década, se ha logrado aumentar notablemente la supervivencia de los pacientes con cáncer de próstata avanzado o metastásico», concluyó la doctora González del Alba.