– Según un estudio de la plataforma global de investigación de mercados Appinio

MADRID, 04 (SERVIMEDIA)

El 83% de los españoles ha reducido el consumo de aceite de oliva como consecuencia de la escalada de precios.

Así lo desvela una encuesta realizada a 1.000 consumidores por la plataforma global de investigación de mercados Appinio para conocer cómo compran los españoles determinados alimentos y bebidas y «comprender» el «impacto» del aumento de los precios que percibe un 95% de consultados, según precisó este jueves la compañía en un comunicado.

En concreto, el 63% de encuestados denunció que, durante los últimos meses, el precio del aceite ha aumentado «drásticamente», junto con el del pescado y marisco (50%). Además, estimaron que los precios de determinados productos también han subido, incluyendo los embutidos (52%), productos lácteos (51%), conservas (49%), pasta (49%), arroz (49%) y bollería (47%).

Lo mismo ocurre en la categoría de bebidas, puesto que los encuestados percibieron que la «mayoría» se encarecieron, incluyendo las bebidas alcohólicas (52%), la cerveza (50%), los zumos (50%), el vino tinto (49%) y los refrescos (49%).

En este contexto, redujeron el consumo de «numerosos» alimentos como el aceite de oliva (83%), el pescado y el marisco (79%), la fruta y la verdura (72%) y la carne (60%). En el caso de las bebidas, limitaron el consumo de agua embotellada (47%), vino espumoso (41%), vino tinto (34%), bebidas alcohólicas (33%) y zumos (32%).

ALIMENTOS MÁS CONSUMIDOS

El 88% de los encuestados afirmó que su dieta actual es omnívora y la pasta, los huevos, las frutas y las verduras son los alimentos que más consumen (90%). Le siguen el aceite de oliva (89%), el arroz (88%), el pan (87%), la leche (85%), los productos lácteos (83%) y el pescado y marisco (81%).

Quizás también te interese:  Las infecciones de transmisión sexual "se han disparado" en España y el Gobierno prepara una campaña

Además, más de la mitad consume bollería industrial (64%), mientras que las bebidas más consumidas son el café (80%), el agua embotellada (74%), los refrescos (72%) y la cerveza (65%).

Por lo que se refiere al canal de compra, solo el 8% de encuestados adquiere productos de alimentación a través de las tiendas ‘online’, mientras que casi el 80% realiza sus compras en todo tipo de tiendas físicas. Los supermercados (79%), los hipermercados (46%) y las tiendas de alimentación o de barrio (26%) son los canales «más comunes» por los que los españoles hacen sus compras de alimentación.

Mercadona (44%), Carrefour (16%) y Lidl (15%) son las opciones «más frecuentes» a las que acuden para elegir sus alimentos y el 29% escoge supermercados o hipermercados por ser el establecimiento «más cercano» a su casa, frente a los que optan por ellos porque consideran que tienen los mejores precios (24%).

Por el contrario, en el caso de las tiendas ‘online’, el 29% de los españoles se decanta por esta opción por la comodidad de entrega de servicio a domicilio, frente a los que creen que tienen mejores precios (21%) y mayores promociones (18%).

Asimismo, el 43% de los españoles defiende que las compras ‘online’ son más baratas y los alimentos que más compran a través de tiendas en línea son pasta (63%), arroz (55%), conservas (53%), leche (50%) y aceite de oliva (50%). En el caso de las bebidas, los refrescos (56%), cerveza (50%) y las bebidas alcohólicas (47%) son los líquidos que suelen comprar en mayor cantidad a través de este canal.

El 40% de los españoles realiza la compra una vez a la semana, frente a los que compran varias veces a la semana (26%) y los que realizan compras una vez cada dos (20%). En el caso de los encuestados que van con más frecuencia a comprar lo hacen para consumir productos más frescos (31%) y, además, por mantener la despensa llena (30%).

Quizás también te interese:  España está "muy cerca" de eliminar la hepatitis C con sólo 20.000 personas por tratar

El 22% gasta aproximadamente de 60 a 89 euros; el 21%, entre 40 y 59 euros; y el 16%, entre 90 y 119 euros. Además, más de la mitad, el 54%, come fuera de casa una vez a la semana, frente a aquellos que no comen nunca fuera (29%).